6 y 7 octubre: Laboratorio de escritura en Madrid – PLAZAS AGOTADAS

  • FECHA:  6 y 7 DE OCTUBRE
  • LUGAR: CENTRO DE PSICOLOGÍA Y PSICOTERAPIA.
    C/ Argensola, 4 - 2ªD · Madrid
  • HORARIO
    Sábado de 16 a 20 
    Domingo  de 11 a 15 h 

  • PRECIO: 80 € (el 30% se destinará a un fondo solidario para terapias)

Información y/o reservas: info@uncuartopropio.com -  696 369 375 (Cristina)

 

 

 

 

talleres

 

¿QUÉ ES UN LABORATORIO DE ESCRITURA?

“Confieso que los Laboratorios de Escritura surgen por ser la peor alumna que conozco. Coordino actividades para fomentar la lectura y la escritura desde el año 2009. He asistido a cursos, he abandonado cursos, he leído manuales técnicos que no me aportaban lo que buscaba y así…  hasta inventar todo lo que yo echaba de menos.

Otras formas de expresión como el dibujo, la música, el baile… se asocian con el disfrute, incluso con el juego. Sin embargo,  imaginamos escritores solitarios a veces “locos”, encerrados con su cuaderno. En la escuela tenemos asignaturas relacionadas con la narrativa, con la redacción, con la gramática y esto convierte la escritura en algo atado a unas normas.

Con la escritura todo sucede a la inversa que en otros procesos creativos. El niño juega con sus pinturas de colores, lleva el ritmo con sus pies e incluso con su cara cuando escucha su canción favorita y éste es el comienzo. Puede detenerse en lo que le gusta sin necesidad de análisis, de pensamientos.

Llegamos a la escuela y aprendemos a escribir sin que antes hayamos tenido el deseo de garabatear letras. Nos educan para corregir lo escrito, alimentan a nuestro yo crítico  y éste engorda tanto que vence al yo creador en casi todos los combates. 

Primero la técnica, sin experimentar, poniéndole una mordaza a nuestra voz para acomodar nuestras palabras en un molde como aquellos dibujos que coloreábamos sin la posibilidad de salirnos de una línea.

Luego nos damos cuenta de nuestra pasión por los libros, por los cuadernos, pero ya es tarde porque nuestro yo crítico siguió creciendo y su mal humor también se intensificó. 

Queremos derribar barreras, inventar historias sin juzgarlas y unir las palabras a nuestra manera sin que ninguna otra persona pueda contar lo contado como nosotros.

Todo está escrito y es difícil innovar, por ello lo importante no es lo que contemos sino cómo lo contemos.

Eso es lo que trabajaremos en este Laboratorio de Escritura sin manuales que nos incordien, sin mordaza.Al finalizar cada participante habrá elegido su camino y todos reconoceremos su voz propia” – Cristina Serrano

 

¿CÓMO?

Las sesiones combinarán explicación teórica, práctica, lectura de la práctica propuesta durante el encuentro anterior y también lectura de fragmentos de escritores a los que admiramos y que nos servirán de ejemplo.

Finalizada la sesión,  el alumno recibe por email todo lo explicado con el fin de evitar “coger apuntes”. Solo se anotará aquello que a través de lo que la coordinadora cuente, el alumno piense, imagine… Nunca las palabras tal y como las escucha cual máquina.

También se utilizará música, imágenes, videos…

 

¿PARA QUÉ?

Somos la “especie fabuladora” como bien cuenta la escritora Nancy Huston. Inventar historias genera nuestra forma de pensar. Las palabras son nuestra herramienta para escribir pero también para crear nuestra realidad.

En tiempos de redes sociales, de estar constantemente visible,  es muy importante ser conscientes del mensaje que transmitimos a los demás y sobre todo, el que nos transmitimos a nosotros mismos.

Además, escribir desarrolla la creatividad que todos tenemos, aumenta nuestro vocabulario, mejora nuestra comunicación, reduce el stress, nos invita a leer, mejora nuestra memoria, agudiza nuestros sentidos, nos ayuda a superar antes los malos momentos.

 

CONTENIDO

Veremos las herramientas básicas para poder conformar un relato. Cada asistente seguirá su camino hasta dar con su voz, su manera propia y única de contar las cosas. Nos detendremos en la musicalidad de los textos, el ritmo, los silencios. También hablaremos de la creatividad, del bloqueo literario, de los sentidos, crearemos personajes y comprobaremos cómo cambia una historia si cambiamos el narrador. 

Cada grupo es distinto, y cada persona es un laboratorio.