Crónica de un club de lectura con David Testal

publicado en: Blog, Crónicas | 0
 

 

Llegó la fecha que inventamos para compartir el libro de pócimas: “Si fueses pájaro lo entenderías”  

14 de diciembre a las 19 horas 

 15578021_10209423235072827_1523476558474490054_o

 

¿Quién es David Testal?   Seré breve:  una frase, bueno dos:

  •  “Se dedica a hacer lo que quiere hacer” 
  •  “Con él todo resulta fácil”  

Comienzan a llegar lectores, siguen llegando, llegan más… y tengo que pedirle a Juanma ( Juan Raro) que me eche una mano para acoplar sillas. 

Tuve el placer de presentar el libro cuando nació. Ahora se trata de un Club de Lectura, una de las actividades que más me hacen disfrutar en mi no-trabajo. Todos llegamos con el libro leído, lo que facilita la tertulia.

Como imaginaréis, es  mi segunda lectura y tengo la certeza de que no  había leído nunca este libro.  Descubro que es cierto: es un libro infinito,  mágico, diferente cada vez que lo lees.  Era justamente lo que buscaba para diciembre.  Huyo de empaquetar el tiempo  en relojes o en meses,   pero es evidente que  termina el 2016 y abrimos las puertas al 2017; esparcir un arsenal de pócimas en la mesa, augura buenos momentos.

    El comienzo es rotundo: “Este libro nace de la nada que nace de la ira”                                                                  

Abro el club comentando mi manera de ver la escritura, como túnel alquímico por el que entra una realidad y sale otra. Este libro es fruto de un proceso similar: la ira se convirtió en tesoro.

Disfruto viendo cómo palabras con “mala fama” como ira, soledad, dolor, final, tristeza, cicatriz… se tornan belleza.

El libro se divide en: El deseo, La cueva, La ira, El silencio, La magia, El camino más corto, Notas para una sabiduría impopular y Limbo.

Hablo poco porque se respira un ambiente estupendo y todos los asistentes participan compartiendo sus impresiones o interpretando alguna de las pócimas.

Cada momento tiene una frase que en aunque contenga las mismas palabras, resulta otra.   

Nos reímos de algunas frases hechas y refranes que se han colocado de forma mecánica en nuestra cabeza. Podrían ser una especie de “programación errónea” de nuestro cerebro, si no nos detenemos en transformarlas.

 

Con todo este movimiento de palabras, frases e interpretaciones yo pienso en un fragmento de Herman Hesse y sueño que en realidad, la escribió  David Testal:

“…desde que mi pensamiento ha cambiado ya no existen para mí palabras ambiguas ni dichos: cada palabra tiene decenas, centenares de significados. Y ahí empieza lo que temes… la magia”

 

Mi segunda lectura de un, para mí,  nuevo libro, me provoca la sensación de que estamos envueltos por múltiples capas, deseos que esconden otros deseos, miedos que también esconden deseos. Camino por cada una de mis pócimas mientras me voy despojando de todo el envoltorio y al final, desnuda, estoy yo, mi propio regalo.  

 

¿Y qué es una pócima? Lo contrario a una excusa, una posibilidad, una varita mágica…

 

Es difícil hablar del libro que escribió un gran amigo. Es difícil dejar a un lado lo que nos une y leer con el fin de hablar de lo leído.

Decido jugar a que soy yo quien escribió “Si fueses pájaro lo entenderías” y una vez más, todo se torna fácil.

 

GRACIAS a todos los que vinisteis. Ya sabéis que  los que asistimos al club, salimos más felices. Esta vez, además, nos llevamos una varita mágica a casa.

GRACIAS INFINITAS al escritor, amigo y mago. SIEMPRE 

15250733_10208170171828239_4433995746480351500_o