Crónica de un club de lectura con Felipe Zapico

publicado en: Blog, Crónicas | 0
 

19 de junio - 17 horas - "Muros marcados con tiza" Ed. Amargord

FB_IMG_1466416525047

Por fin nos reunimos con Felipe Zapico. Sí, digo por fin, porque tenía ganas de que un libro suyo protagonizara nuestras sesiones de poesía. Los dos nos movemos, viajamos, nos transformamos y ha sido ahora, cuando hemos coincidido.

Me gusta la idea de cerrar su “gira Orsini”

A mí, Felipe me transmite tranquilidad, una rara calma activa, nunca pereza. Su poesía me inspira una llamada de atención, un despertar,  pero no la imposición de la que tanto huye.

Soy muy sincera,  mis gestos siempre hablan, delatan y sería inútil decir “estoy feliz” con el ceño fruncido. Así que le cuento a Zapico que me alegra mucho haber elegido este libro,  me ha encantado re-conocerlo; porque nos unen las letras, quizá el “romanticismo transitorio” de querer cambiar el mundo a ratos, pero por fin (de nuevo esta expresión), he apoyado mi mirada en ese espacio que queda entre cada una de sus líneas. Quizá sin coincidir con él antes, sin seguirlo,  no hubiese elegido “Muros Marcados con tiza”.  

Pienso en aquella frase de Andrés Neuman: “confiar en la hospitalidad del azar”

 El viernes no ha confirmado mucha gente su asistencia;  optamos por el SÍ, venga quien venga: improvisaremos.

Acude bastante gente. Hago una breve presentación, introduzco y pellizco con cariño para que los lectores se expresen.

Todo fluye. Títulos de poemas se entremezclan con guiños, complicidad con protesta. 


No entiendo el criterio que sigue el poeta para ordenar los poemas. El libro se divide en varias partes.  Leo y percibo crítica, amor, humor, recuerdos, cicatrices, anarquía, caos, números, de nuevo indignación… Él tampoco lo entiende, solo lo colocó e inventó un índice.
 

Este caos se asemeja a  los vaivenes de la vida, en la que afortunadamente, no vivimos un día todo lo bueno, otro toda la memoria y otro toda la resaca.

-       ¿Qué hora será...?   No conseguimos acertar y mirar nuestro reloj a las 17:71, pero seguiremos intentándolo y sobre todo seguiremos viendo esos rincones que otros no ven. Porque es tan absurdo que el tiempo se mueva al compás de las manecillas, como envasar problemas en estadísticas.  13407200_10206951697007130_3164145715802597476_n

 

Felipe es grande y su poesía también, aunque solo tuviese dos versos.

 

Cuando ya nadie habla, le pido a Felipe que recite porque también hoy nos despedimos de Maese Pedro y es bello que una voz bien entonada se quede en las paredes.

 Poesía visual, poesía directa, poesía de sonidos, poesía que se activa por contacto, poesía Orsini.

2016-06-20 11.56.38

GRACIAS Felipe, por venir, por crear y por creer en los pequeños libreros.

 

Nos quedamos celebrando. Viajamos a Lavapiés donde unidos por la poesía y por la buena música nos rodeamos de amigos con los que compartimos esta noche mágica.

También GRACIAS  a todos los que habéis venido, porque era un día importante y vosotros habéis conseguido que luzca en el calendario

2016-06-20 11.55.02