Crónica de un club de lectura con José Ovejero

publicado en: Blog, Crónicas | 0
 

 

Nos reunimos el 13 de junio en Juan Raro. Es miércoles y son las siete de la tarde.

El día comenzó con muchas nubes, alguna duda y algo de viento disfrazado de fatiga, luego hubo tormenta y las fichas del dominó fueron cayendo una tras otra, en forma de cancelaciones donde antaño hubo lista de espera. Esta noche no habrá luna y huele a ausencia.

Solo hay una opción: conseguir que sea una buena tarde, que los lectores disfruten y que el autor se marche tan contento como nosotros.

José Ovejero llega puntual.  Nunca antes nos habíamos visto pero todos nos inventamos a las personas tal y como nos apetece. Yo tras leer Mundo Extraño, entrevistas, artículos sobre él, tras ver sus múltiples facetas creativas, inventé un José Ovejero que juega con la escritura, que transmite, que arriesga, que crea a través del teatro, de los museos, de documentales… Cómo no inventarlo bien.

 

¿De verdad no nos habíamos visto antes? Pronto charlamos todos como si estuviéramos en casa, tomando algo, arreglando mundos que resulta que no son tan extraños.

 

35240550_10213985278921072_8271451170589900800_n

 

El autor nos cuenta que se propuso escribir cuentos con total libertad, sin una horma que impida salirse de lo establecido. Por ello tenemos párrafos con varios personajes, historias que no van a parar a  lugares comunes, finales que no acaban, voces que no conocíamos y miradas que se detienen en esos rincones donde nunca se barre.

Me ha encantado un titular en La Vanguardia “Mamá se ha suicidado ¿me pasas el pavo?".  Esta frase resume lo que sucede en el libro que nos ha unido esta tarde. Hay temas serios: enfermedades, suicidios, relaciones de poder… y sin embargo parece que nada de esto importa; el personaje toma un recorrido que no está indicado en el mapa y los ojos del lector lo siguen, se mancha las manos junto a él y no sabe nunca dónde va a ir a parar.

No son relatos cómodos y por eso me gustan.

Una madre elige para suicidarse el 24 de diciembre, cómo plasmar la navidad cotidiana en un escaparate, un niño que quería estar tuerto, un vendedor de seguros capaz de quedarse a dormir, un músico que nos cae mal, un dolor tan grande que se confunde con el amor, un mendigo cuerdo, estudiantes sin futuro (cómo si el tiempo existiera) …

 

Y así vamos pasando por lo cotidiano y comprobamos que todos hacemos malabares algunos días, como ese señor de la portada que sostiene demasiados sombreros para una sola cabeza con dos manos.

 

El escritor desaparece tras un arsenal de historias enlazadas. Son todos estos inquilinos de Mundo Extraño los que toman las riendas y consiguen que José Ovejero los deje a su aire, jugando con un lector curioso.

También hablamos de feminismo, de confundir al escritor con el narrador, de buscar tres pies al gato. Dos lectoras cancelaron su cita a nuestro club de lectura por considerar el libro misógino. 

“Mundo Extraño” me ha encantado. No he encontrado ni un ápice de machismo en ninguna página. Esta mañana me enfadé bastante conmigo misma porque no supe decirles a estas lectoras que yo no pensaba igual. Simplemente agradecí su sinceridad y les pregunté si podía contarlo en el club y preguntarle a José Ovejero por este tema. Ellas quieren permanecer en anonimato. A mí me gustó saber el motivo de su ausencia y que no pusieran cualquier excusa fácil. 

 

A nuestro autor le hubiese encantado que fuesen al club, poder charlar con ellas, poder dar su opinión. Le dolió porque él no es machista en absoluto. Podemos echar un vistazo a su extensa obra para comprobarlo. No me gustan las suposiciones porque  no llevan a ninguna parte. ¿Qué cuento puede haber provocado esa reacción en las lectoras? Quizá "Adoración", quizá un micro-relato... Sí, las echamos de menos en nuestra reunión. 

También hablamos de su libro “Mujer Lenta”, poesía ficción donde Ovejero crea a una mujer lesbiana que es la que escribe los poemas y se inventa su biografía, su personalidad, para escribir a través de ella.

Ha sido un miércoles raro, para mi gusto injusto, que ha terminado en una tarde excelente con un gran autor y unos lectores que ya son amigos.

Ha sido un placer leer y conocer a José OvejeroTengo ganas de más libros suyos. 

 

35241099_10213985279321082_5976123907764125696_n

 

 

Nos queda solamente una sesión de club de lectura que celebraremos el día 11 de julio con Patricia Esteban Erlés. Hablaremos de su precioso libro “Las madres negras”

Pediré un deseo: que se llene, por favor. Me gustan los puntos finales perfectamente redondos.

Luego llega agosto, ese mes que me sobra, y en septiembre empieza el año, todo se transforma.

 

Si quieres asistir al "último encuentro" (11 de julio a las 19 horas) escribe un correo a info@uncuartopropio.com

o un whatsapp a 696-369-375

 

GRACIAS  a nuestros amigos de Juan Raro por acogernos, a Pedro Ignacio por sus fotos y su amistad, a José Ovejero por decir SÍ, a Páginas de Espuma por hacer tan buenos libros y a las lectoras y lectores que acuden a la cita,  por inventar este club.

 

35348435_10213985279041075_7480262299962310656_n