Crónica de un laboratorio de escritura en Alicante

publicado en: Blog, Crónicas | 0
 

 

23 de julio:   un día, una jornada creativa de sábado que nos abrirá el apetito y nos volverá adictas a la hoja en blanco.

13775392_10207206617659987_5805974189105844719_n

Localizada la librería Pynchon & Co, me paso a saludar. Muchos amigos comunes me han hablado estupendamente de este bello lugar y sus libreras, así que solo puedo atravesar la puerta feliz, y comprobar que todo lo que me han contado, es cierto.

Carmen y Sara me enseñan lo que esconde la librería: varios espacios, sillones, excelente luz, silencio, un piano, los mejores títulos… Amigos y amigas de Alicante, si no habéis pasado por aquí, tenéis una tarea pendiente.

 

Al día siguiente a las 11 de la mañana comenzamos.

13731521_10207207207314728_674597614990715038_n

Les cuento a las escritoras que asisten que en internet hay infinidad de manuales de escritura, que es fácil adquirir cuadernos en blanco y llenarlos y que el auténtico Laboratorio de Escritura comienza cuando nos despedimos, en cada cuarto propio, en soledad, y con las ganas que yo les he contagiado.

He aquí mi misión, solamente tanto.

Nunca lo hago, pero esta vez tengo que hablar de una de las escritoras, Arihan, que tiene doce años y asiste junto a su madre. Me parece una idea genial y me consta que nuestra escritora más joven, disfrutó de lo lindo. Yo también.

Insisto en que todas tenemos creatividad, hablamos de los beneficios que nos aporta en nuestra vida cotidiana. Escribimos, nos conocemos, experimentamos, jugamos con músicas desconocidas y con imágenes mágicas.

 

Almuerzo con dos de las asistentes y disfruto de la tertulia que se origina al margen de las letras.

 

Por la tarde escribimos más y nos damos cuenta de que el bloqueo es solo una trastada que nos gasta a ratos nuestro “yo crítico”; ya sabemos cuando abrirle la puerta y cuando encerrarlo.

 

¿De verdad nos hemos conocido por la mañana? ¿No hemos coincidido en otro lugar, en otra vida?

 

Sonrisas, inspiración y la calma que nos regala Pynchon & Co; la mezcla adecuada para  que todo fluya y  que una vez más, quiera volver.

La despedida es un “hasta pronto” y junto a Carmen y Sara, miro el calendario de otoño para marcar una fecha en noviembre.

 

GRACIAS a todas las que me acompañasteis durante este agradable laboratorio de escritura, sobre todo a las libreras valientes que siguen apostando por los sueños, conscientes de que lo que algunos llaman “imposible”, ocurre cada mañana cuando nos despertamos, dispuestas a ofrecer las mejores lecturas.

Y yo... me hago un regalo, el libro de Carmen Juan, con una preciosa dedicatoria porque además de regentar este espacio... ella es poeta. 

13775434_10207209069401279_5596312484946621764_n