Crónica de un taller con David Testal: «La invención del amor»

publicado en: Blog, Crónicas | 0
 

“No me digas que me amas. No nos vamos a entender.
Dime qué quieres hacer conmigo”

Capítulo 1 "La invención del amor, sobre el encuentro con el otro" 

La primera cita era  el sábado 28 de enero a las 10 de la mañana. La ubicación secreta se desveló unos días antes. Puntual, ha llegado alguien que todos hemos inventado como David Testal

Después veinte personas sentadas alrededor de una mesa blanca en un acogedor espacio, nos hemos puesto a compartir. 

Desde la pared nos observaban dos máscaras enormes, una de ellas cubría la mitad de su mirada, la otra había transformado su rostro en noticias ilegibles. 

Yo he tomado algunas notas que nunca leeré. Anotar ciertas palabras me permite recordar otras y solo me importa aquello que se guarda sin esfuerzo tras un taller. 

En este mismo instante sé que:
- Todas las palabras con las que hemos definido el amor han volado por la sala sin posibilidad de detenerlas.
- Amor propio, Amor a los hijos, Amor de pareja … ni idea, y al mismo tiempo todo lo que he aprendido, me sirve para todos los escenarios.
- Bromear con lo que tienes es lo mismo que tener lo que quieres, si no la sonrisa no sería tan grande.
- Entregar total libertad como si fuese una tarta completa y luego quejarte del pedazo enorme que se han llevado, es una trampa muy fea. 
- Escuchar queriendo escuchar es realmente enriquecedor. 
- Lo que dura mucho, a veces se hace largo.
- Reunir a tanta gente estupenda en un bello espacio transforma un día cualquiera en una fiesta.

 

Capítulo 2 "La invención del amor, sobre el encuentro con el otro"

Nuestra segunda cita era el domingo 29 de enero, a las 10 de la mañana.

Madrid está vacío los domingos por la mañana y la Gran Vía parece la escena de “Abre los ojos”
Llego antes de tiempo a mi cita con el "amor". Confieso que hoy quiero sentarme junto al mago para jugar a las parejas. Echo de menos que nuestras sillas tengan ruedas para facilitar el baile.
He anotado unas cuantas palabras que no leeré y durante cuatro horas he inventado una familia con la que he compartido confidencias, risas y algún viaje.
Termina el curso y abro mi mochila de recuerdos para ver qué encuentro.

Hay algunas perlas con forma de palabras. Seré concreta, para respetar el tiempo ajeno:
- NO, nunca adivinaré lo que el otro piensa, respetaré también mi tiempo.
- Me gustaría hablar con mi compañero junto a una fuente y que el vaso que acabamos de llenar sea devuelto a su inicio.
- Dejaré de ayudar a quien no me lo pide y aprenderé a pedir ayuda.
- Mientras yo anotaba en mi lista lo que no quiero, se ha dibujado un bonito paisaje en la pared de mi cuarto en el que conviven todas las cosas que SÍ quiero.

Al llegar a casa he abierto la ventana y han entrado volando unas cuantas decisiones :
- No firmaré contratos con letras invisibles.
- Quiero escribir las cartas que no envié y enviarlas.
- Quiero despedirme de los nombres subrayados con un NO.
- Quiero informar a los que se quedan de que tienen un cómodo sillón en mi cuarto.
- Quiero decorar mi soledad y reunirme a ratos para crear tesoros junto a otros; sin planificar lo que hará cada uno, sin asignar roles y sin horarios.
GRACIAS David Testal siempre sueño mejor tras escucharte.
GRACIAS a todas las que habéis venido (una vez más mayoría de mujeres) 

*No hay fotos; nadie ha conseguido fotografiar al amor, se pasa el día volando.